miércoles, 6 de julio de 2011

ETAPA 5: LUGO - ARZÚA

-
El Camino Primitivo en Bici: Oviedo - Santiago de Compostela

(Clicar en cada imagen para ampliarla)


- Lugares de paso: 1. Lugo - 2. Santa Eulalia de Bóveda - 3. San Román da Retorta (cruce) - 4. Serra do Careón - 5. Melide - 6. Arzúa

- Longitud: 69,5 Km. - Hora de salida: 09.20 h. - Llegada: 17.15 h.
- Desnivel acumulado en subidas: 1.274 m
- Altitud inicial: 460 m. - Altitud final: 385 m.
- Altitud máxima: 707 m. - Altitud mínima: 306 m.
- Nivel de dificultad: 0 - 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - E
- Para descargar y ver el recorrido con Google-Earth: Clicar AQUÍ


Sábado, 28 de mayo de 2.011:
Sobremesa futbolera na "Terra do Queixo"

Cielos despejados y buena temperatura durante toda la jornada.

A las 8 de la mañana estábamos ya frente a las Murallas  cargando las alforjas y engrasando la cadena, bajo un cielo sin nubes que anunciaba una agradable jornada. Al contrario que en la tarde anterior, hoy no nos hizo falta usar el ascensor para mover las bicicletas. Las bajamos directamente por las escaleras del Hostal. Volvimos a entrar por la Puerta de San Pedro para enlazar con el camino correcto y en la primera cafetería abierta entramos a desayunar.

A los pocos minutos iniciábamos la ruta atravesando el casco antiguo de Lugo por la Rúa de San Pedro, Praza Maior y Rúa do Bon Xesús, saliendo al exterior por la Puerta de Santiago, frente a la fachada de la Catedral. La Calzada da Ponte nos lleva en cuesta abajo hasta atravesar el cauce del Río Miño por la Ponte Vella, obra de origen romano aunque con varias reconstrucciones posteriores.



Durante un rato se bordea el río, pasando junto a las instalaciones del Club Fluvial, pero al llegar a la Iglesia de San Lázaro, a la altura de un moderno puente de vistosa estructura, la ruta se desvía en cuesta arriba para alejarnos definitivamente de la ciudad. Siempre por asfalto, abandonamos el Valle del Miño siguiendo la carretera LU-2901, que nos lleva por Seoane y San Vicente do Burgo, avanzando con rapidez y disfrutando del paisaje.


Como la etapa de hoy no se preveía muy exigente, no quisimos dejar de pasar la oportunidad sin visitar el santuario tardo-romano de Bóveda, aunque queda algo apartado del Camino. Nos detuvimos un instante una vez en el desvío, y un numeroso grupo de vacas que estaban pastando plácidamente, diseminadas por toda una finca que bordeaba la carretera, se fueron juntando y colocándose en una alineación perfecta para hacernos los honores. En ese momento aún no éramos conscientes de que nuestra fama había llegado a estos territorios. Sólo les faltó hacernos la ola...


Construido en el Siglo III en honor a la diosa Cibeles, el pequeño templo cuenta con elementos arquitectónicos únicos en esta parte del territorio bajo dominio de los romanos. De planta rectangular y con una pequeña piscina en el centro, está cubierta por una bóveda de cañón con importantes pinturas murales, a la que se accede por una puerta con un arco de herradura considerado como el más antiguo de la península. Originalmente, el edificio tenía dos plantas de las que sólo se conserva la inferior o cripta. La planta superior estaba dedicada al sacrificio de animales, función que quedó interrumpida con la llegada del cristianismo, siendo el local reconvertido en capilla y su culto, dedicado a Santa Eulalia. Posteriormente, la planta superior del templo fue demolida, y en la misma finca se construyó la actual Iglesia de Santa Eulalia



Pero, cuando llegamos al lugar de Bóveda, nos encontramos con la sorpresa de que el considerado como Monumento Nacional estaba cerrado, y que el horario de visitas estaba limitado entre las 9 y las 15 horas, de lunes a viernes... y hoy era sábado. ¡Pero cómo no se nos había ocurrido! ¡Quién será el insensato que va de visita en un fin de semana, y no en horario laborable! Después de subirnos a los muros que lo protegen, para poder al menos obtener una foto, seguimos pedaleando para retomar nuestra ruta, en silencio...



Avanzando siempre por la misma carretera LU-2901, hemos de detenernos en un par de ocasiones para dejar paso a la auténtica riqueza de esta tierra, grandes rebaños de vacas que salen a nuestro paso a recibirnos. Rodando sin prisas entre varias ermitas y algún cruceiro, vamos dejando atrás las aldeas de Bacurín,  San Pedro de Mera, San Román da Retorta Vilamaior de Negral, hasta que, un par de kilómetros antes de llegar a Ferreira de Negral, abandonamos el asfalto para entrar en un camino que atraviesa un par de caseríos y un riachuelo, sorprendiéndonos con un tramo cortado que nos obliga a dar un pequeño rodeo, y con alguna pendiente que nos conduce de manera más entretenida hasta la casa rural Casa da Ponte. Allí nos detenemos un rato a reponer fuerzas, junto a un puente romano de un solo arco que salva el estrecho cauce del Río Ferreira.



Comenzamos a subir de nuevo a partir de Merlán, para superar la que será principal dificultad de esta jornada, el ascenso a la Serra do Careón, límite entre las provincias de Lugo y A Coruña y cuyo paso está jalonado por los molinos de un parque eólico. Su paisaje distinto y lo accidentado del itinerario hace de esta zona una de las más bonitas de la etapa.


Una vez superada la Sierra, en la bajada pasamos por las aldeas de Vilouriz y Vilamor, desde donde ya se divisa a lo lejos la localidad de Melide, lugar en que el Camino Primitivo enlaza con el Camino Francés. La hora de comer se acerca y hemos previsto hacerlo en la Pulpeira Ezequiel. Siguiendo ahora por el asfalto de la AC-4604, tras cruzar el Río Furelos entramos en Melide a las 14.05 h. por la Avenida de Toques y Friol... Objetivo conseguido.



Entrando al mesón por la puerta trasera nos dejan guardar las bicicletas en el interior, con lo que podemos estar un rato despreocupados. Nos sentamos en una mesa alargada en torno a unas potentes cervezas, y pasamos un rato agradable junto a un curioso peregrino de grandes dimensiones que dice andar buscando a una prima. Entre pan y pan, nos sirven buenas raciones de pulpo á feira  y de carne ó caldeiro de las que damos buena cuenta. Es el momento para arrancarse a cantar...

Voy recordando aquellas calles
que desde niño yo recorrí...
Y ahora que estoy rodeado de amigos
levanto mi copa y brindo por ti...



Cuando salimos del local, reservamos unos minutos para recorrer el núcleo histórico de la villa de Melide, antiguamente amurallada y paso obligado de peregrinos, donde podemos ver un cruceiro del Siglo XIV junto a la Capilla de San Roque, que pasa por ser el más antiguo de Galicia. En la Praza do Convento se alza el Ayuntamiento y la Iglesia de San Pedro, antigua sede del que fue monasterio franciscano. Siguiendo la Calle de San Antonio se sale al Barrio de Santa María, donde se puede contemplar una hermosa Iglesia románica construida en el Siglo XII en honor a Virgen.




Hasta el final de etapa en Arzúa hay que cruzar varias veces la carretera N-547, pero ahora nos separamos del asfalto por un camino rural. Salvamos el Rego Catasol por una característica pontella de grandes piedras, difícil para las bicicletas, en un territorio dominado por robles y abedules. Los lugares de Raído, A Peroxa, Boente de Abaixo, Boente de Arriba, Castañeda, Pedrido y Río se alternan entre subidas y bajadas con los regatos de Valverde, Boente y Ribeiral. Si hasta aquí no era frecuente cruzarnos con muchos peregrinos, ahora comienza a ser algo habitual.



Tras un largo ascenso entre los eucaliptos del Monte de Doroña, después de atravesar la carretera iniciamos una larga bajada hasta el cauce del Río Iso, paraje bucólico donde se encuentra el popular albergue de Ribadiso, que aprovecha las instalaciones restauradas del antiguo Hospital de San Antón.

Ya sólo nos resta una última subida antes de entrar en Arzúa por la Rúa de Lugo, donde hay varios albergues (esto es el Camino Francés y en eso se nota para bien). Seguimos un poco más hasta llegar al Albergue Vía Láctea, en la calle de salida hacia Vila de Cruces, donde remataremos nuestra jornada.



El albergue está en los bajos de un edificio de nueva construcción, y cuenta con buenos servicios de aseo, cocina, sala de estar, lavadero y un patio trasero habilitado como solarium. Nos instalan en una habitación para los tres, nos proporcionan un lugar para lavar y guardar las bicicletas y nos dejan una llave para volver a la hora que queramos. ¡Mejor imposible!

Aunque nos damos un buen paseo, la visita por el pueblo es lo menos importante. Hoy se juega la final de la Champions entre el Barça y el Mánchester, aunque algunos del real Madrid se lo toman como si ellos mismos se jugasen la vida en el envite. En la calle principal hay mucho ambiente, ambas aficiones hacen guardia en sus respectivas bases logísticas situadas a escasos metros de distancia. En el Bar Pedrito se reúnen los aficionados del Barça y, en la Cafetería Venus, sus oponentes del Real Madrid.

Nosotros buscamos un territorio neutral y, en una calle paralela, tomamos asiento delante de una gran pantalla en la Cervecería O Rueiro. Aunque todavía falta mucho para el comienzo del duelo, de aquí ya no nos mueve nadie. Mientras se llena el local damos buena cuenta de unas cervezas fresquitas, luego vendrán las raciones... Tarde animada de fútbol en que el Barcelona despliega todo su poderío y se proclama campeón al vencer por 3-1 con goles de Pedro, Messi y Villa. Para los del Madrid, un día más de dolor a los que últimamente no les ha quedado otra opción que habituarse. ¡César... lo siento!




Para volver al ÍNDICE DE ETAPAS, clicar AQUÍ

 -

2 comentarios:

César dijo...

Joder con el " peregrino" de Melide . Es hoy que todavía compadezco a la "prima" que decía le esperaba al llegar a Santiago. Me lo he ganado- decía. No me gustaría estar en su pellejo .
Ah !! Realmente era necesario comentar lo de la champions esa ?Je, je Que se preparen este año los catalinos. Sé de buena tinta que Mou casi aprueba un curso veraniego de Resolución de conflictos .

Nando dijo...

Hay gente del Madrid que se alegra con las victorias del Barcelona, siempre que no sean a costa del Madrid por supuesto.
Tengo que apuntar el sitio de Mellid para tomar el pulpo y la carne o caldeiro, porque si vale la pena se podría perder uno por allí de vez en cuando.