viernes, 22 de julio de 2011

BETANZOS: RUTA DEL AGUA 2.011

-
(Clicar en cada imagen para ampliarla)

- Lugares de paso: 1. Betanzos (Plaza García Hermanos) - 2. Touriñao de Abaixo - 3. San Xián de Vigo - 4. Control de acceso al Maratón - 5. Montes do Gato (Pena Moura) - 6. Montes do Gato (Felgar) - 7. Santiago de Ois - 8. Coto de Chelo - 9. Betanzos (Plaza García Hermanos)

- Zona: Concellos de Betanzos, Paderne, Irixoa, Coirós, Aranga y Oza dos Ríos
- Longitud: 79 Km. - Duración: 6 h. 33 min.
- Desnivel acumulado en subidas: 2.319 m. - Altitud inicial y final: 22 m.
- Altitud máxima: 525 m. - Altitud mínima: 4 m.
- Nivel de dificultad: 0 - 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - E
- Para descargar y ver el recorrido con Google Earth: Clicar AQUÍ

- Comentario: Promovida por el Club Btt Caimanes de Betanzos, la Ruta del Agua  en su versión Maratón es una prueba ciclista abierta a la participación popular que comienza y termina en la Plaza García Hermanos de la localidad coruñesa de Betanzos y que, un año más, tanto por su excelente organización como por su completo recorrido, nada tiene que envidiar a otras pruebas de carácter similar que se celebran en otros lugares de la geografía española. En esta edición de 2.011 la prueba ha visto aumentada considerablemente su dificultad, tanto por la mayor distancia recorrida como por los requerimientos técnicos necesarios, a lo que se ha añadido el barro ocasionado por las lluvias de los días anteriores, que en determinadas zonas dificultaba la marcha.

Con un perfil plagado de dientes de sierra y por un itinerario que parece elegido a conciencia por varias mentes maquiavélicas, recorre zonas escasamente pobladas y de gran belleza natural. Obliga a los participantes a superar innumerables subidas con pendientes para todos los gustos, que en algún pequeño tramo llegan a sobrepasar el 25%. Cuenta con bajadas trepidantes, incluso arriesgadas, en las que es necesaria una buena técnica en el manejo de la bici y unos frenos que respondan a repetidos esfuerzos. Muy exigente y con escasos momentos de respiro, recorre terrenos de firme muy variado, donde se alternan estrechos senderos, caminos irregulares y auténticos pedregales, con amplias pistas de firme regular o con algún tramo de asfalto, e incluso hace más de una incursión por el puro monte. No faltan tampoco algunos lugares en los que es obligado "echarse la bici al hombro".

Las bicicletas se ponen a rodar a las 9 en punto, y al poco de cruzar la línea de salida ya comienzan los sobresaltos. Después de dar un pequeño rodeo a la ciudad que va aligerando la densidad del grupo de participantes se vuelve a entrar en Betanzos, subiendo al casco antiguo por la empinada Rúa dos Ferreiros, que da acceso a la Plaza de la Constitución. Bajamos callejeando y, tras cruzar el puente sobre el Río Mandeo, vuelta a subir por el empedrado de la Rúa de Nosa Señora do Camiño, que tampoco es manca. Con este calentamiento forzoso comienza el auténtico itinerario. Vueltas y revueltas nos obligan a transitar por multitud de sinuosos caminos y estrechos senderos que atraviesan los bosques de Paderne, con una serie de subidas y bajadas donde las referencias para orientarse son escasas, y casi sin darnos cuenta vamos dejando atrás las aldeas de Touriñao.

Una vez sobrepasado el lugar de Paderne nos adentraremos en el cauce del Río Mandeo. Algo más de 5 Km. transitando por un espeso y sombrío bosque con el sonido del río que nos acompaña a lo lejos. Tras una larga y exigente subida alcanzamos la iglesia de San Xián de Vigo, con parada obligada en un oportuno avituallamiento donde podremos recuperar fuerzas. A continuación, la historia se repite una y otra vez: curva, frenada, ascenso, desvío, sombra, regato, piedras, barro, sudor, esfuerzo, otra subida, cruce, más curvas, un nuevo sendero, árboles...

Algo más avanzada la prueba se atraviesa por segunda vez el cauce del Río Mandeo, con una pronunciada bajada y otra exigente subida que nos acerca a la parroquia de Santiago de Ois, donde los participantes tendrán que superar el control horario para poder acceder a la prueba de maratón. Después de pasar sobre la autovía, y una vez se han dejado a un lado los lugares de Xora y Recebes, se inician las exigentes rampas que dan acceso a la zona de mayor dificultad, los Montes do Gato. Una  prolongada primera subida nos situará en las inmediaciones de Pena Moura, donde a 525 m. de altitud alcanzamos el techo de la ruta. Tras el oportuno avituallamiento entramos en una zona más abierta, con amplias panorámicas, monte bajo, árboles aislados y roca desnuda. Un terreno muy distinto a lo anterior pero también muy entretenido. Descendemos a continuación durante un buen trecho, perdiendo casi todo lo ganado en la primera subida, para comenzar una travesía a media ladera que termina en un nuevo ascenso. En las inmediaciones del Alto de Felgar superamos otra vez los 500 m. de altitud, y en la posterior bajada atravesaremos algunos tramos inverosímiles y a veces con cierto riesgo, como la travesía por un largo cortafuegos. Vuelven las amplias panorámicas, las formaciones graníticas y el monte bajo, pero lo más difícil ya está hecho, porque el primer ascenso al Gato es duro, pero el segundo... también, y no es difícil toparse con algún damnificado que se aparta a un lado del camino aquejado de calambres en las piernas. ¡Benditos geles!

Tras cruzar de nuevo la autovía, un tramo de bajada nos lleva por asfalto hasta el último avituallamiento en Santiago de Ois, dirigiéndonos nuevamente hacia el cauce del Río Mandeo. Allí contaremos con la protección de la sombra de su espeso bosque, pero nos espera todavía un par de sorpresas en forma de fuerte pendiente: El ascenso a los montes de A Pedreira y A Espenuca, a la altura de la aldea de Cuaresma. El sendero serpentea en varias revueltas con una pendiente que supera por momentos el 15%, nada que no hayamos superado anteriormente, pero a estas alturas las piernas ya están muy castigadas y no será extraño si tenemos que echar pie a tierra y subir empujando la bicicleta. Continúan los sudores... pero el final se acerca...

Tras alcanzar el segundo alto, el camino se abre de par en par y vuelve la alegría. En una zigzagueante bajada nos adentramos en uno de los tramos más gratificantes de todo el recorrido, aunque tampoco está libre de dificultades. Al principio por una tortuosa senda, transitamos los últimos 8 Km. ya siempre en paralelo al río, contemplando sus rápidos, sus moles de granito, sus remansos, puentes y zonas de baño... ¡Qué tentación! Dejaremos atrás el Coto de Chelo y el merendero de Os Caneiros hasta que, siguiendo una amplia pista, volveremos a entrar a las calles de Betanzos, accediendo por fin a la Plaza García Hermanos por la Rúa dos Ánxeles. Ya vemos ahí el pórtico de la Meta.

Ruta del agua...
Ruta verde... azul... y negra...
Ruta de piedras y barro...
Ruta de voluntades de hierro y corazones potentes...
Ruta de los zarpazos del Gato...

- Imágenes: 


















A pesar de que lo intentó con todas sus fuerzas...
... No pudo conmigo.
¡Gracias, Caimanes!



- Índice del resto de rutas en www.rutasbicicoruna.blogspot.com

- Para ver la crónica de la edición de 2.010: Clicar AQUÍ
-

3 comentarios:

Anónimo dijo...

... Muy buena crónica... propia de un especialista en comunicación¡¡¡
No me gusta... ME ENCANTA¡¡¡ porque me he enterado de tramos que no pude vivir... porque me " tocó" ir en el grupo de los " moteros-dicharacheros-expertos en caminos y N-VI..."...
De nombres de lugares que conozco pero ahora ya sé como se llaman... por tú buena logística...
Por tú buen hacer... gracias por ponerme al día.
50solesmas

Miguel dijo...

Gracias 50soles...

Recuerdo una larga melena detrás de un potente teleobjetivo que me animaba al pasar dando pedales...

Nando dijo...

Eres un auténtico iron man y además sacando fotos.
Ei Carballeira