domingo, 8 de febrero de 2009

Ante la duda ... ¡ADELANTE!

-
Hoy hemos pasado como grupo un momento de debilidad. Es cierto que llevamos un periodo prolongado con una climatología adversa, pero nos hemos quedado parados ante una nueva amenaza de lluvia.

Hemos disfrutado de cada salida con sol, nubes o lluvia, con viento, con agua o barro... pero ha podido saturarnos un poco la sucesión tan prolongada de días adversos. Sobre todo por las tareas a realizar cuando acaba el recorrido. Llegar a casa completamente embarrados y tener que lavar y acondicionar todo el equipo, dejar limpia la bici, engrasarla y ponerla a punto para la siguiente salida, requieren su tiempo, quizá más del que nos gustaría, pero que es completamente necesario.
El sábado por la noche el panorama no se presentaba nada claro: lluvia abundante, anuncio del enésimo temporal de frío y viento... Uno se desmarca, otro no puede, otro duda... El caso es que decidimos aplazarlo hasta que el tiempo nos mostrase una cara más amable. Semana perdida.

Pero la mañana del domingo no amaneció tan mala como se preveía, y estaba Pablo para decidirse a salir solo y para ponernos los dientes largos. Además, encontró compañía para compartir y agrandar su aventura, lo que demuestra que hay gente menos temerosa que nosotros. Toda una lección.

Tenemos que mentalizarnos de que en las fechas en que vamos a hacer el Camino nos puede "caer de todo", debemos endurecernos mentalmente, y prepararnos para continuar aunque cualquier circunstancia adversa se prolongue en el tiempo. Sea nieve, viento, lluvia o frío. Yo entono el mea culpa el primero: me pudieron las sábanas. Desde aquí mi propósito de enmienda.

Ahí va un ejemplo de cómo una pareja llega al objetivo final. Con unas condiciones físicas que aparentan ser un poco más justas de las que unos tiarrones como nosotros nos preciamos en tener, pero con una voluntad de superación que a nosotros todavía nos queda por demostrar.


Para volver al índice de etapas, clicar AQUÍ
-

3 comentarios:

Pablo dijo...

Para alcanzar el éxito se requiere de tres cosas: voluntad, valor y decisión.
Jamás el esfuerzo desayuda a la fortuna
He DICHO:Tusaro

Miguel dijo...

¿Las nubes de tu pelo, Artabrón? Pues si al final vas a aprender algo de música...

Qué bonito ver a perros viejos aprendiendo algo nuevo. ¡Aún hay esperanza! ¡Arriba, espartanos!

Victor dijo...

Tampoco hay que dramatizar, Miguel....

aunque no salgamos un día previsto, creo que tampoco rompe totalmente nuestra puesta a punto....