domingo, 3 de mayo de 2009

2ª ETAPA: Pamplona - Los Arcos

-
- Distancia recorrida: 82 Km.
- Hora de Salida: 08.20 h.
- Hora de Llegada: 19.05 h.
- Puertos con dificultad: Alto del Perdón (700)
- Lugares de paso: 1. Pamplona (Albergue) - 2. Cizur - 3. Alto del Perdón - 4. Sta. Mª de Eunate - 5. Puente la Reina - 6. Cirauqui - 7. Estella - 8. Monasterio de Irache - 9. Villamayor de Monjardín - 10. Los Arcos

Sábado, 28 de Marzo de 2.009 - Cielos cubiertos, viento y frío

- Desarrollo de la jornada: Después de haber dormido bien, a las 07.00 h. nos empezamos a preparar para otra dura jornada. Desayunamos en el mismo albergue, mejor que el día anterior, y mientras preparamos la carga en las bicicletas, tanto nuestro joven compañero de habitación, que estaba haciendo el Camino a pie, como los hospitaleros del albergue, se empeñaron en que no nos podíamos despedir del lugar sin un recuerdo gráfico. Ahí queda el testimonio:

















Cumplida la obligación, nos ponemos en ruta circulando por el Parque de la Tejería. De inmediato dejamos a la derecha el Puente de la Magdalena y atravesamos las murallas que rodean la parte antigua de Pamplona por el Portal de Zumalacárregui. Al pasar por delante del Ayuntamiento (con el balcón del "chupinazo") la parada es obligada. Seguimos callejeando agradablemente y antes de atravesar el Parque de la Ciudadela, ya en una moderna avenida, algo llama nuestra atención desde un balcón: ¡Nos saludan agitando los brazos! ¡Increíble... es Juan! ¡Ha madrugado para despedirnos al pasar por delante de su casa! Lo dicho... ¡Un auténtico crack!

Saliendo de la ciudad se presenta en el horizonte nuestro próximo obstáculo, la Sierra del Perdón, elevación alargada jalonada por numerosos generadores eólicos a modo de banderillas. La subida no es muy larga, pero tiene su dificultad. En el alto nos encontramos uno de los monumentos más característicos del Camino. Se trata de un conjunto escultórico en metal que representa las siluetas de una caravana de romeros con sus caballerías... ¡Qué viento!... ¡Qué frío!...













Informados como estábamos de que la bajada por camino no es adecuada para las bicicletas, decidimos seguir por la carretera. Un descenso "a tumba abierta" de varios kilómetros que nos dejaría tiritando (¡de frío!). Ya en Muruzábal nos apartamos de la ruta para visitar la ermita de Santa Mª de Eunate, dicen que construida por los Templarios en la segunda mitad del Siglo XII. Rodeada de una galería porticada, tiene una singular planta octogonal y un altar con una sencilla imagen de la Virgen María. Está situada en el ramal aragonés del Camino, que confluirá con el nuestro un poco más adelante, en el pueblo de Óbanos, donde lo volveremos a retomar.












En Puente la Reina entramos ya en el Valle del Ebro, zona de vino y de tierra roja, atravesando un espectacular puente medieval (S.XII) en consonancia con su destacable casco histórico. El terreno, aunque dista de ser llano, se hace cada vez más despejado y los viñedos nos acompañarán durante un largo trecho, casi hasta Burgos.

Tras una fuerte subida llegamos a Mañeru, desde donde se divisa Cirauqui, siguiente localidad a la que llegaremos por una pista de tierra entre campos de cultivo. Antiguo burgo situado sobre una colina de laderas empinadas, se accede a su cima a través de un arco que da entrada a una pequeña plaza porticada donde se encuentra la Iglesia-Fortaleza de San Román. Nos pasó aquí un detalle curioso: Tras la corta pero muy intensa subida a esta plaza interior, del más absoluto silencio surgió un grupo de 35 ó 40 personas rompiendo en aplausos y gritos de ánimo que recompensaban nuestro esfuerzo. Gratamente sorprendidos, nos detuvimos un breve instante ante las muestras de ánimo. Nos miraron... los miramos... y, de pronto, todo se desvaneció. El aspecto general de la gente, con escenario de celebración incluido, se nos antojó un tanto extraño, como extraños tuvimos la sensación de ser nosotros en ese entorno. Sin mediar palabra reemprendimos el camino de bajada por el extremo opuesto de la plaza hacia la salida del pueblo que, dirección a Estella, enlaza con un tramo de calzada romana bastante bien conservada. En adelante nos referiríamos a este suceso como "el aquelarre".

Poco después tuvimos el primero de los pocos problemas mecánicos que nos causaron nuestras bicicletas: La rotura del anclaje de un transportín. Lógico si tenemos en cuenta el peso y el continuo traqueteo al que estamos sometiendo a nuestras bicis. Lo superamos con un poco de pericia y unas bridas que, colocadas de forma adecuada, aguantarían el resto del Camino. El siguiente vídeo, cedido por Víctor, muestra a nuestros protagonistas en plena operación.

video
En esta zona el Camino discurre paralelo a la carretera. En plena faena pasaron a nuestra altura los dos primeros peregrinos en bicicleta que nos habíamos encontrado hasta entonces. Dos hermanos que según confesaron voluntariamente, "ese día les tocaba ir por carretera". Volveremos a encontrarlos más adelante.

Hasta llegar a Estella se atraviesan otros dos núcleos de población con sus respectivos puentes medievales, Lorca y Villatuerta, por un terreno variado con constantes subidas y bajadas. Alguna pendiente se nos resiste y por su dificultad nos veremos obligados a echar pie a tierra. Una vez en el valle del Río Ega, accedemos a Estella por asfalto, atravesando un polígono industrial, y nos dirigimos a sellar las credenciales en la sede de los Amigos del Camino de Santiago. Será allí donde por primera vez escuchemos la expresión ¡Ultreia et suseia! (¿?) como deseo de buena voluntad... Las impresionantes iglesias y palacios de esta ciudad merecerían una visita más detenida, pero se nos ha echado encima la hora de comer ¡El hambre aprieta!













En el restaurante Casanova (C/ Nueva, junto a la Plaza de los Fueros) nos ventilamos un tremendo menú del peregrino del que se nos queda en la memoria la tarta de queso con arándanos que tenía entre los postres. A partir de este momento aprenderemos que a una muy buena comida siempre sigue una más dura subida. Hay que salir de la Hoya de Estella... subiendo.

Desde Ayegui contemplamos el Monasterio de Irache y las cumbres de Montejurra y Monjardín, escenario de batallas carlistas. Junto al monasterio se sitúan las Bodegas Irache con la fuente del vino, que surte a voluntad al peregrino sediento. De parada obligada, continuaremos subiendo después por zona habitada para internarnos más arriba en un bosque de robles y encinas, pero por aquí ya pedaleamos muy contentos.















Una vez superados los pequeños núcleos de Ázqueta y Villamayor de Monjardín, el terreno se suaviza para llegar a Los Arcos por pistas de tierra con largas rectas que atraviesan viñedos y terrenos de cultivo.

Llegados al pueblo de destino, de primera impresión muy solitario, buscamos alojamiento en el albergue La Fuente-Casa de Austria (privado, con patio para bicicletas, lavadora y secadora), donde ponen a nuestra disposición una habitación completa. Tiene un lugar común muy acogedor, con chimenea, internet y zona de lectura. Nos atiende una joven hospitalera de rasgos orientales que nos ayuda con "la colada", lo que nos permite salir con tiempo para comer algo y aspirar a ver el partido de fútbol en el que España se juega contra Turquía la clasificación para el próximo campeonato mundial.















¡Vana aspiración! Nadie en el albergue tenía información de tan importante evento. Aún así, nos dieron vidilla para llegar una hora más tarde (cerraban a las 22.00 h.). Ya en el pueblo, los paisanos a los que les preguntamos "no entendían de fútbol", pero nos dijeron como llegar a una sidrería donde poder ver la televisión y comer algo. Una vez allí, frente a la pantalla había una gran expectación ¡Ambientazo!

... pero tenían sintonizada la ETB... y estaban viendo... un disputadísimo partido... ¡de frontón!
Nos miramos desconsolados... Interiormente llegamos a preguntarnos si Los Arcos pertenecía a La Rioja o a Navarra. ¡Nuestro gozo en un pozo! ... al fin y al cabo, nada que no se pudiese arreglar con unas buenas cervezas. Lo ganaríamos en horas de sueño. Esa noche cambiaba la hora.

















Para volver al índice de etapas, clicar AQUÍ
-

2 comentarios:

Nando dijo...

una narración muy interesante espero que publiques todo el recorrido

que carallo temos o que merecemos

Miguel dijo...

En eso estamos